La “desagregación” del cloud computing

Pensemos en una época anterior a Internet, los iPads, o los televisores inteligentes. Cuando los productos se fabricaban a gran escala bajo complicadas cadenas de montaje con el objeto de atraer a un público masivo. Una vez pasados los procesos de prueba y errores y se llegaba al final óptimo, los productos eran introducidos en el mercado de consumo. Desviarse del diseño estándar no era sólo improductivo, sino que también era completamente ilógico y caro.

Cloud computing

En la época de Henry Ford y las altas columnas de humo industriales, el objetivo de las empresas era crear productos que satisfacían los deseos comunes. Este proceso se mantuvo relativamente sin cambios hasta la llegada de Internet. Podemos decir que el coste marginal para muchas empresas se ha reducido porque los servicios virtuales o lógicos no tienen el mismo coste fijo asociado a productos físicos.

En su libro, La Curva, Nicolas Lovell llama “desagregación” al proceso de atender y centrarse en las preocupaciones individuales y la personalización. ¿Cómo se aplica esto al cloud computing? A pesar de haber nacido y crecido en la era ‘desagregada’, la nube ha tocado sólo marginalmente el potencial inherente a comunidades y grupos localizados. Incluso hace dos años, las conversaciones sobre la nube se centraban exclusivamente casi en su totalidad en hacer que la nube funcionara para las empresas. El regate familiar de palabras de moda como “escalable”, “flexible” y “CAPEX” circulaban en torno al punto en el que la detección de cualquier diferenciador entre proveedores era casi imposible. Los problemas inherentes a la nube “igual para todo”, no evitaron este punto. A pesar del movimiento acertado y unilateral del modelo “X como servicio”, una parte sustancial del mercado de servidores se entrega como “antiguamente”, con configuraciones básicas e integración de redes.

Sin embargo, en el último año, las conversaciones alrededor de la nube se han alejado discretamente de lo general y se dirigen hacia casos de uso específicos para usuarios finales. El “beneficio de la nube” poco a poco se ha aplicado a variantes menos restringidas, presentando una gran oportunidad para empresas cloud que ofrecen servicios más allá de las soluciones básicas con cargas de trabajo predecibles y necesidades de servidor. Hay muchos niveles hasta llegar al de la infraestructura que se pueden personalizar en una nube no-Fordista: cómo y por dónde viajan los datos en la red de conexión; la ubicación de los centros de datos físicos, no sólo en las grandes regiones continentales, también en países y ciudades; el tipo de hardware desde los servidores estándar a los capaces de manejar cargas de trabajo especiales como gráficos, hasta algún día, pronto, la computación cuántica.

La combinación de una utilidad extraordinaria, tanto para constructores como consumidores con capacidad más amplia y flexible permitirá la desagregación de la nube. El Internet de las Cosas y la gran expansión de las aplicaciones Big Data son sólo dos de las específicas que han alterado drásticamente la manera en la que las empresas hablan de Cloud Computing. Durante los próximos 12 meses, los proveedores que puedan comunicarse a ese nivel con más éxito, tendrán el potencial para dominar el mercado.

Anuncios

7 tendencias que pueden definir el futuro de Cloud Computing

Hay dos grandes razones por las que los líderes de todas las industrias tienen mucha confianza en la Nube. Una de ellas es que es una de las tecnologías más disruptivas que han aparecido en escena en la última década. La otra, mucho más importante, es lo que la nube, su adopción y aplicación prometen para el futuro. La encuesta RightScale 2014 destaca las tendencias en Cloud Computing.

tendencias cloud

El 94% de los encuestados están usando la nube en algún nivel. El 18% de las empresas están enfocadas a la nube (adoptando la nube de forma ambiciosa), el 31% están explorando,  el 35% son principiantes y sólo el 16% están decidiendo si moverse o no a la nube. El  90% de las organizaciones empresariales con foco en la nube vio una mejora tangible de su rendimiento al adoptarla. Las cifras de la adopción en pequeña empresas también son muy positivas. Esto nos dice dos cosas muy importantes: las dudas sobre la nube y su eficacia están desapareciendo y la nube ha estado cumpliendo sus promesas, por lo que las empresas tienen altas expectativas sobre sus futuras entregas. Veamos si las 7 tendencias que figuran a continuación pueden justificar el optimismo de la industria con el cloud.

  1. La nube es el impulsor de la innovación del futuro. Ver la nube como la fuente, el catalizador y la causa para el próximo gran descubrimiento. Pensar en el Cloud Computing como una colección de servidores virtuales disponibles a través de Internet que puede mover muchas aplicaciones y procesos es una idea limitada. Hay que pensar en cloud computing como un marco y una plataforma que impulsa el uso de tecnologías punteras.
  2. La nube híbrida se consolidará.Gartner predice que el 50% de las grandes empresas adoptará la nube híbrida en 2017. Dado que las organizaciones se preocupan cada vez más en encontrar el equilibrio entre la necesidad de descargar algunos servicios a la nube y gestionar algunos recursos en la empresa, la nube híbrida será la opción elegida. Si hay un temor acerca de la Nube que podría no desaparecer en el corto plazo, es la seguridad de datos. La nube híbrida es la respuesta; las empresas pueden mantener los datos sensibles en la nube privada y aprovechar la escalabilidad y la relación precio/beneficio de la nube pública.
  3. Se perderá la disconformidad con la nube. A pesar de las reticencias, los departamentos de TI se están dando cuenta poco a poco de que no pueden detener la marcha del progreso. Están reconociendo rápidamente el hecho de que no van a ser el cambio de la situación, pero tienen que reevaluar y volver a analizar su contribución a la empresa.  Los proveedores de servicios de TI se han convertido en facilitadores de servicios en la nube. Su perfil ha cambiado, y para bien. Ahora pueden jugar un papel importante en el desencadenamiento de la estrategia de crecimiento de una empresa, gracias a la Nube.
  4. Las batallas de la nube irán más allá del precio. En un tiempo cercano, el precio ya no será la única razón por la que las empresas vean sentido a cambiar a la nube. Los clientes empezarán a demandar mejores funcionalidades y servicios de sus proveedores cloud. Ya estamos viendo guerras por la diferenciación, donde los proveedores de servicios en la nube están tratando de diferenciarse con sus ofertas. Las guerras de precios ya no serán noticia, la oferta de servicios ganará la batalla.
  5. El área de servicios cloud gestionados será mayor. Cuando se mueven servicios a la nube, también se necesita gestionarlos. Ésta, sin duda, será una gran área de crecimiento en el futuro, donde cada vez más proveedores de servicios buscarán aprovechar el potencial del mercado cloud. Esto se debe a que los clientes van a buscar proveedores de servicios que puedan también gestionarlos.
  6. Un hogar para las pequeñas empresas en la nube. Las empresas han comenzado a dar sentido a la nube y se están dando cuenta de su inmenso potencial para impulsar el crecimiento del negocio. Estamos entrando en un tramo donde las empresas no sólo fabricarán nuevos productos y servicios para la nube, sino cuyas operaciones serán impulsadas por la nube.
  7.  Las expectativas. Forrester espera que el mercado de la nube pública alcance un valor de 191.000 millones de dólares en 2020, algo enorme. Esperamos que el mercado desafíe a las expectativas. Las empresas quieren aprovechar el mercado cloud y hay todas las oportunidades de crecimiento que estiman que se podrían superar las predicciones de Forrester. La nube puede ser la tecnología más disruptiva que haya existido nunca, por los beneficios que aporta. Tiene alcance infinito y escalabilidad y sólo estamos en el comienzo. El gran descubrimiento está por llegar.

Entrevista a Javier González Glez.-Zabaleta, CEO y Co-Founder de Medimsight

Javier González Glez.-Zabaleta nos presenta Medimsight, una innovadora plataforma de análisis de imagen médica en la nube que proporciona ahorro energético, almacenamiento ilimitado en los equipos, actualización continua de las técnicas de análisis y un sistema multidispositivo con visión tridimensional e interactiva.

Google adquiere la startup Zync Render para mejorar su plataforma en la nube

El buscador ha anunciado hoy la compra de la empresa de efectos especiales Zync Render tras llegar a un acuerdo en el que ambas compañías saldrán beneficiadas. Por una lado, Zync hará uso de la plataforma en la nube de Google; y, por otro, los de Mountain View ofrecerán a los estudios de cine “el rendimiento del ‘rendering’ y las capacidades que necesitan para administrar gastos”.

El anuncio, del que no se han desvelado los datos económicos, se ha hecho a través del blog de la plataforma en la nube del buscador, Google Cloud Platform, y de la web de Zync. En ambas notas de prensa, las dos compañías se muestran encantadas con la operación y plantean las ventajas de esta unión.

Zync Render, en sus cinco años de vida, ha sido la responsable de realizar los efectos especiales de películas como “La gran estafa americana”, “Transformers” o “Star Trek: en la oscuridad”.