Mantener la calma bajo presión

La mayoría de nosotros hemos experimentado ese momento escalofriante cuando te das cuenta de que has cometido un grave error. Tal vez fue un error tipográfico que resultó en una comisión financiera, o tal vez se olvidó de reservar un lugar para una reunión importante que está programada para el día siguiente. Los detalles son diferentes para todos, pero en algún momento, todos hemos sentido esa creciente ola de temor. Los errores y la presión son inevitables; el secreto para solucionarlo es mantener la calma.15-012-23 Calma - naturaleza

Una investigación de la Escuela de Negocios de Harvard muestra que la mayoría de las personas intenta mantener la calma de forma errónea. Las personas que afrontan el reto de una crisis, hasta el punto que superarlo les motiva, lo llevan mucho mejor que los que tratan de forzarse a sí mismos para estar tranquilos.

La gente tiene una fuerte intuición de que tratar de calmarse es la mejor manera de hacer frente a su ansiedad, pero puede ser muy difícil e ineficaz. Cuando la gente tiene ansiedad y trata de calmarse está pensando en todas las cosas que podrían salir mal. Cuando están motivados, están pensando en cómo las cosas podrían ir bien, es decir, piensan en positivo. Estar centrado y efectivo bajo presión está todo en su mente. Las personas que manejan con éxito las crisis son capaces de canalizar sus emociones hacia la conducta que quieren. En otras palabras, convierten su ansiedad en energía y motivación.

Esto no puede ocurrir si no se involucra su lógica. Sí, cometer un gran error es embarazoso. Puede ser que consiga una discusión con su jefe, y el error podría incluso aparecer en su próxima evaluación laboral, pero, con toda probabilidad, no va a dar lugar a ser despedido, perder su casa, o cualquiera de los otros pensamientos catastróficos que se piensan cuando se tiene ansiedad y evitan que se centre.

Si lucha por poner las cosas en perspectiva, simplemente hay que hacerse dos preguntas simples: ¿Qué es lo peor que podría suceder como resultado de esto? ¿Esto importará en cinco años? Sus respuestas deben poner fin al pensamiento catastrófico. Probablemente se dará cuenta de que usted está entrado en pánico debido a la anticipación del temor a que se haga público su error, más que nada. Una vez que llegue a esa conclusión, se puede generar confianza para poner todo en orden y hacer las cosas mejor. Para ayudar a poner las cosas en perspectiva, piense en situaciones que han sido peores que las suyas. Es más que probable que la gente de su empresa haya cometido errores graves y siguen ahí y haciéndolo muy bien. Esos errores legendarios suelen tener pocos efectos a largo plazo. Recuerde: un error honesto no me va a definir.

A continuación es necesario reconocer que la gente está menos centrada en usted de lo que piensa. Es fácil verse como el centro de todo. Está avergonzado y preocupado acerca de su trabajo. Cuanto más se siente juzgado por los demás, más ansiedad tiene. Pero su jefe, y todos los demás, pasan mucho menos tiempo preocupándose por usted que intentar mejorar una situación difícil, que es en lo que debe centrarse en primer lugar. Deben darse cuenta de que no van a tener mucho tiempo para pensar en usted hasta que el tema se haya asentado, y en ese momento, usted se ha convertido en parte de la solución.

Ahora, es necesario ampliar la lógica. Nada le ayuda a mantener el estado de ánimo adecuado en una crisis como el pensamiento lógico. Una vez que haya impedido el pánico, es el momento de preguntarse cuestiones importantes: ¿Qué ocurrió exactamente? ¿Cuáles son las posibles repercusiones? ¿Todavía hay tiempo para evitar esas consecuencias? ¿Si es así, cómo? ¿Quién debe participar? Si es demasiado tarde para atajar las repercusiones, qué se puede hacer para mitigar el daño? No permita a su mente mostrarle ridículas autoacusaciones.

Por último, tome medidas. Una vez que haya descubierto los hechos, es el momento de confesar a la situación. El retraso en decirlo sólo le da más poder a su sensación de temor. Manténgase firme y no sea duro consigo mismo. Nadie es perfecto. Incluso las personas más exitosas cometen errores graves. Mantenga su energía centrada en el futuro y en las cosas que se pueden cambiar.

Combine todo. La capacidad de gestionar sus emociones y mantener la calma bajo presión está enlazada directamente con su rendimiento. Una investigación de TalentSmart con más de un millón de personas ha  encontrado que el 90% de los de mejor desempeño son expertos en gestionar sus emociones en momentos de tensión con el fin de mantener la calma y el control.

A nadie le gusta cometer errores. Pero no importa lo grande que es el error, sucumbiendo al pánico no va a ayudar. Ceder al pensamiento catastrófico reduce su capacidad para tomar buenas decisiones y avanzar con eficacia. En su lugar, utilice estas estrategias para mantener la calma y evaluar la situación, desarrolle un plan, sea responsable, y esté ocupado haciendo cosas para que pueda seguir adelante.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s