La contratación en una startup: “siempre activa”

Cuando se pone en marcha una startup, se emplea mucho tiempo y esfuerzo en el desarrollo del producto y en conseguir clientes, pero los creadores olvidan con frecuencia la parte más importante de la empresa, el equipo propio. No es ningún secreto que un equipo fuerte y dedicado es la clave para hacer crecer un negocio con éxito, pero la creación de ese equipo puede ser un reto. Escalar una empresa para un crecimiento rápido es un proceso difícil, pero existen algunas ideas importantes acerca de la contratación. Cada vez que surge un nuevo puesto a cubrir, se comienza la búsqueda del candidato perfecto. Y esto puede llevar tiempo, hacer entrevistas, elegir, contratar y finalmente tener un nuevo empleado en la empresa. Veamos cómo implementar la estrategia para nuestra propia empresa.  business silhouettes-150-01

Cuando se tiene un equipo pequeño, como ocurre normalmente, el proceso también puede llevarse una gran cantidad de tiempo que dispersa del trabajo en el propio producto. Hay que intentar ver este proceso de contratación como una distracción. Claramente, éste no es el pensamiento correcto cuando se buscan los mejores talentos, pero se puede pensar en un método alternativo, como en lugar de esperar a tener una necesidad concreta, crear una cartera de grandes candidatos y estar en contacto con ellos para posibles vacantes. De esta manera, se pueden construir relaciones y mejorar las probabilidades de hacer la mejor contratación. Si se crea una cartera de posibles candidatos, se elimina el cuello de botella que existe cuando se necesita contratar a uno porque podemos utilizar esa cartera. Este canal permite explorar y estar en contacto con futuros candidatos que quizás no necesitamos de inmediato.

Sigue leyendo

Anuncios

8 formas de mejorar el rendimiento en el trabajo

Los emprendedores y la mayoría de los profesionales desearían que el día tuviese más horas para hacer su trabajo. En estos días, con la nueva tecnología, teléfonos inteligentes y redes sociales, muchos están convencidos de que la multitarea es la respuesta. Sin embargo, es cada vez más evidente que saltar de tarea en tarea cada vez que entra un email, mensaje de texto, o una llamada de teléfono, en realidad reduce la productividad general.

En un nuevo libro interesante, “Un segundo por delante”, del autor conocido en entrenamiento de la mente, Rasmus Hougaard, se mencionan algunas reglas básicas que pueden realmente ayudar a gestionar la atención y la conciencia en todas las actividades de trabajo. La práctica de estas reglas asegurará una mayor productividad, menos estrés, más satisfacción en el trabajo, y una sensación general mejorada de bienestar.

Las dos reglas principales, que el autor llama atención plena, incluyen un enfoque singular por lo menos durante un par de minutos en su tarea actual, y limitar las distracciones de forma muy estricta durante este período. No hay que intentar hacer dos tareas cognitivas importantes al mismo tiempo, el cambio en milisegundos o la atención se fragmentarán y ambos sufrirán.

15-011-19

Hougaard destaca ocho estrategias o hábitos mentales que todo emprendedor necesita cultivar, para mantener su mente más clara y más tranquila, y aumentar su productividad general. Hay grandes empresas que ya están entrenando a sus equipos en estas estrategias mentales.

  1. Estar mentalmente presente y comprometido en la tarea que se está realizando. La presencia es básica para el enfoque y la atención. Significa poner siempre total atención a las personas, objetos e ideas que nos rodean. Practicar tomando una decisión consciente para estar más presente de forma intencionada con un miembro del equipo, con un cliente, en una reunión, o en casa.
  2. Entregar respuestas racionales en lugar de reacciones impulsivas. Esto requiere paciencia, o la capacidad de soportar algunas molestias y mantener la calma frente a situaciones difíciles. La paciencia está más relacionada con las grandes metas, en lugar de soluciones rápidas temporales. Practicar el pararse y respirar hondo para calmarse, antes de reaccionar.
  3. Dar siempre una opinión honesta y constructiva. Mostrar bondad. Ser con los demás como nos gustaría que fueran con nosotros. Practicar incorporando la bondad en cada interacción con la gente, mostrando atención, respeto, comprensión y aceptación. La productividad de todos mejorará y nos sentiremos más felices.
  4. Enfocar cada situación con la mente de un principiante. Sin la mente de un principiante, lo que se ve y se ha hecho en el pasado, llamado percepción habitual, puede ser problemático. Esto significa que en realidad no se ve la realidad actual. Practicar rechazando abiertamente cualquier percepción habitual, y retarse a uno mismo a ser más curioso en sus actividades del día a día.
  5. Abstenerse de luchar contra problemas que no se pueden resolver. La aceptación es comprender que todos los problemas no pueden ser resueltos, y la frustración o la ira no resolverán el problema. Simplemente, le hará menos eficaz y menos feliz. Seguir adelante, sin tener una batalla interna, cuando se han agotado todos los esfuerzos razonables.
  6. Equilibrar el foco entre la gratificación instantánea y el trabajo incómodo. Identificar de forma consciente las tareas fáciles, tales como el correo electrónico y mensajes de texto, frente a las tareas más duras, tal vez quejas de clientes o enfrentamiento con colegas. La práctica del conocimiento del equilibrio llevará a un cambio en el nivel de distracción rápida y lo evitará a largo plazo.
  7. Buscar proactivamente momentos de alegría durante todo el día. La mayoría de nosotros estamos “always on”, siempre conectados, y siempre corriendo, todo el día. La clave para cultivar la alegría es anticiparse al menos a algunas de las actividades que le divierten diariamente. Muchas personas encuentran alegría en sólo sentarse inmóvil durante unos minutos y contemplar tranquilamente. Otros encuentran una ocasión para sonreír todos los días.
  8. Dejar de lado conscientemente los pensamientos duros y distracciones. Dejar ir es una estrategia mental simple pero potente para despejar su mente y volver a centrarse en la tarea en cuestión. Dejar de lado un problema metido en la cabeza, o distracciones frecuentes, tales como un nuevo mensaje de correo electrónico o de texto. Practicar relajándose regularmente y respirando para reorientar los pensamientos.

Todos nos enfrentamos a la misma sobrecarga de información y aumento de la presión que nos hacen cambiar y entrar en distracción de forma rápida. Si se adquieren estas 8 iniciativas de forma habitual, la capacidad de concentración se llegará a conseguir y la productividad en el trabajo aumentará.

Gestionar Trabajadores del Conocimiento

¿Cómo se debe gestionar y dirigir un grupo de trabajadores del conocimiento, independientemente del puesto que ocupen? Hay una serie de estadísticas que indican que, así como el montaje de líneas de producción se mueve cada vez más a los países en donde existen las materias primas necesarias para esa producción, el 65% de la fuerza laboral del mundo desarrollado serán los trabajadores del conocimiento. Éstas son las personas que hacen las llamadas reflexivas, dirigen las negociaciones y vienen con las ideas que pueden posicion15-011-12 How To Manage The Knowledge Workers on Your Team - Forbesar a una empresa por delante de su competencia.

El gurú del management Peter Drucker acuñó el término “trabajador del conocimiento” a finales de 1950, cuando la fuerza laboral después de la guerra estaba al borde de una nueva revolución industrial, pasando de trabajo manual a trabajos que necesitaban educación, formación y  la experiencia para crear y compartir conocimiento.

La tecnología actual exige tener algo de conocimiento, incluso a aquellos cuyos trabajos no requieren ninguna creatividad especial tienen que entender los nuevos programas y la tecnología de software para poder realizar tareas administrativas, incluso básicas. Pero en este caso, los resultados son más concretos que en “el trabajo del conocimiento”: crear hojas de cálculo, informes a rellenar y distribuir, etc. Los trabajadores del conocimiento de los que estamos hablando son los que crean el informe y diseñan la estrategia que hay detrás de los números, los que piensan.

Sigue leyendo

Cómo saber negociar mejor

Una propuesta desafortunada se puede comparar con la acción de meter un clavo en la pared. Se puede hacer simplemente con un golpe, pero si hay que sacara el clavo no se puede hacer sin dejar una marca en la pared.

Hay ejemplos y experiencias que demuestran que la negociación es un juego psicológico con altas apuestas, un juego al que los humanos jugamos unos contra otros muchas veces al año y en diferentes formas. A veces, contra los oponentes que conocemos y a veces contra quien no conocemos. ¿Se conoce usted? ¿Sabe lo que le afecta y cómo puede influir en su oponente al variar su comportamiento?negociar-01

Si quiere ser mejor en la negociación, hay que empezar con uno mismo. Reconocer sus propios fallos y habilidades. Uno nunca puede cambiar a los oponentes; que son lo que son. Es su propio comportamiento el que tiene que llegar a conocer, desarrollar y cambiar. Si es simpático y ajusta su conducta a la situación y al oponente, experimentará un gran progreso.

A pesar de que cada negociación es única y requiere sus propias soluciones, hay mucho que se puede aprender de otras personas y situaciones. Compare y atrévase a cuestionar lo que hace. Las discusiones no son un peligro. Las discusiones están ahí para que podamos llegar a conocernos mejor, ganar el respeto de unos y otros y obtener nueva información sobre la mesa. Un negociador experto, sabe que es mucho más fácil llegar a un acuerdo si se pueden crear valores añadidos, y negociar acerca de la distribución de esos valores añadidos incluso si la negociación se queda en sólo un juego de suma cero.

Hay muchos libros que describen una serie de herramientas de negociación. Algunos son honestos, mientras que otros son discutibles. No hay que negociar como si fuera un juego en el que constantemente hay que brillar por ser superior al rival. Las negociaciones no se ganan con métodos de lucha. Se debe identificar la estrategia de negociación. La elección de la estrategia y la táctica es uno de los puntos más importantes cuando se va a negociar. Si la estrategia y las tácticas no se han pensado y deja la iniciativa a la otra parte, se verá obligado a negociar en sus términos y condiciones. La estrategia es la filosofía según la cual se trabaja, y que impacta en el comportamiento durante la negociación. Las tácticas son esos movimientos, técnicas y estratagemas que se usan en la negociación.

La mayoría de los negociadores nunca han planeado realmente una estrategia. Ellos ajustan su comportamiento al momento, y cambian su estrategia en el curso de la negociación. Pero si antes se piensa y se planifica, el éxito está casi asegurado.

Los métodos de negociación se pueden subdividir en dos categorías principales: juegos de suma cero y de colaboración. La pregunta no es cuál de los métodos es correcto o no, sino qué combinación debería elegir para obtener el mejor resultado posible. La colaboración se utiliza para construir relaciones y confianza, y para crear valor añadido. En los juegos de suma cero se negocia sobre la división de este valor añadido

Para crear una estrategia, hay preguntas que se deben hacer, entre otras muchas ¿Quién está en mi equipo? ¿Quién es mi oponente? ¿Estamos utilizando ayudas visuales? ¿Tenemos que llegar a un acuerdo? ¿Cuál es nuestro estilo de negociación preferido? ¿Sobre cuántas variables vamos a negociar? ¿Hay que empezar  o esperar a que el oponente empiece? ¿Estamos dispuestos a compartir costes y beneficios? ¿Hemos preparado una agenda de negociación?¿Vamos a ser honestos? ¿Haremos descansos? ¿Estamos negociando en nuestra oficina, en la oficina de los opositores o en otro lugar?

Hay que aprender a utilizar las herramientas. La mejor formación, sin duda, es negociando y ganando experiencia. Se puede aprender mucho de las negociaciones, de ésas en las que todos participamos todos los días.