¿Cómo puedo conseguir financiación para mi startup?

Uno de los principales problemas que encuentran los emprendedores cuando arrancan sus proyectos es la falta de financiación. Hace años, la banca era la principal vía para cubrir esas necesidades económicas, sin embargo ahora existen varias opciones a las que acudir según la fase en la que se encuentre el proyecto.

FFF (Friends, Family & Fools)

Financiación startups

Es el paso natural que suelen dar todos los emprendedores: pedir el capital inicial para poner en marcha el proyecto al entorno más cercano. Se trata, incluso, de un paso casi obligado antes de escoger la vía privada, ya sea en entidades financieras o a través de inversores. De hecho, se valora muy positivamente que se haya completado esta primera etapa. Y es que si el emprendedor no es capaz de convencer con su idea a su entorno más cercano, es posible que ésta no sea la mejor.

Crowdfunding o financiación colectiva

Tiene como objetivo compartir la financiación de un proyecto entre aquellas personas que deseen apoyarlo. Actualmente, se constituye como alternativa a la banca tradicional para el acceso a los recursos financieros necesarios para llevar a cabo un proyecto de negocio.

Business Angels

Son inversores particulares que invierten su propio dinero en proyectos nuevos según su criterio particular. Además, conocen de cerca el mercado y tienen ciertos conocimientos en el mundo empresarial y financiero.

Normalmente, a cambio de su aportación monetaria poseen una participación en el capital societario, por lo que si la empresa va generando beneficios pueden ir recuperando parte de su inversión de forma más o menos real a largo plazo.

Venture Capital

Suele traducirse como ‘capital riesgo’ y es un tipo de operación financiera en la que se aporta capital a empresas con un alto potencial de crecimiento y elevados niveles de riesgo a cambio de un porcentaje de la empresa. El Venture Capital es una de las principales formas de financiación para early stage startups, aquellas que se encuentran en su fase de crecimiento y que ya han utilizado otras fuentes de financiación como FFF (Friends, family & fools) y capital semilla.

Incubadoras

Son centros que acompañan a la empresa desde su nacimiento y que pueden o no invertir en la compañía. En los casos en los que sí aportan capital, esa inversión no suele superar los 150.000 euros. Las incubadoras también conceden asesoramiento a los emprendedores y facilidades para hacer networking, ya que en sus instalaciones conviven varios emprendedores.

Subvenciones públicas

Es otra de las opciones que valoran los emprendedores para conseguir financiación. En España, las más solicitadas son ENISA y CDTI. La primera tiene un carácter más generalista y su préstamo suele ayudar a muchas startups en su fase inicial; el CDTI está más centrado en proyectos que demuestren contar con una tecnología diferencial y un modelo de negocio viable.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s